La iluminación ocupa un rol protagónico en la decoración. El correcto equilibrio entre tipo y cantidad de luz que recibe un espacio, permite trasformar el modo en que éste se percibe, haciendo posible realzar o atenuar la decoración e incluso intensificar el valor de los elementos decorativos (molduras, muebles, textiles, etc.).

Con una buena planificación de la iluminación, elección de materiales (artefactos y lámparas) y distribución, se puede cambiar el aspecto y la atmósfera de una habitación. Por el contrario, el mal uso de la iluminación puede echar a perder una buena idea decorativa.

La base de toda iluminación es la luz. La naturaleza nos da un foco de luz utilizable que es el sol, pero esta luz no es suficiente ya que nuestra vida social se desarrolla también durante horas en las que, al ponerse el sol, desaparece la luz natural, siendo necesario valernos de sistemas de luz artificial.

Durante la reforma o decoración de espacios interiores es preciso planificar con detalle las fuentes de luz tanto naturales como artificiales. La iluminación artificial será un claro protagonista a tono con el espacio y los objetos, pero durante el día se debe poder aprovechar al máximo, y con la mayor cantidad de recursos posibles, las fuentes de luz natural de que dispongamos.

En esta sección, trataremos sobre los distintos recursos de que disponemos para entender y planificar la iluminación en la decoración y el diseño interior. La iluminación en la decoración supone el mejor aprovechamiento de la luz natural y el uso adecuado de las fuentes de luz artificial.

Un servicio integral con el fin de satisfacer todas las necesidades de nuestros clientes. Trabajamos con productos de primera calidad directo de fábrica, con lo que podemos ofrecer precios muy competitivos en todos nuestros trabajos.

Instalación, recarga y revisión de equipos. Presupuestos sin compromiso.